Juego de Rol
 
ÍndiceBienvenidosFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El asomo del vicio.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: El asomo del vicio.   Miér Jun 27, 2012 5:25 am

Un par de días habían pasado, desde aquel único encuentro peculiar y engañosamente valioso dentro de la academia, si se concentraba un poco, aun podía percivir el aroma salvaje de aquel que fue su amante por un desquiciado instante. No estaba en sus planes buscarle, aunque sabia que su eventual encuentro seria inminente por la cuestión de sus amados animales, aquello, aunque sonara tremendamente arrogante, no lo animaba ni disgustaba, sabia perfectamente que esperar, o al menos así lo creía.

Ahora mismo la prioridad era otra, el sumisito de trabajo que había trasladado dentro de su equipaje estaba a punto de consumar la ultima pizca, y es que un sitio en donde el que hacer y el entretenimiento resulta tan poco, no quedaba más que el consuelo embelesarte del tabaco fino al que sus pulmones reaccionaban con especifica devoción, además de que, momentos como la locura aquella, tampoco prometían ser continuos… y aunque su actitud presuntuosa y engreída no quisiera demostrarlo, el mismo dudaba si algún día, más próximo que lejano, se aventurara a buscar la fiereza de los ojos verdes.

En fin, con estas decadencias, que a alguien que está acostumbrado a la satisfacción inmediata de deseos, era urgente hacerse de nuevos artículos. Con cierta anticipación había ya enviado un mensaje a su ciervo de confianza en la mansión de su padre, el cual haría las compras necesarias, de ese tabaco especifico, fino y puro… alguna que otra botella de licor suave, el fuerte tenía una duración más amplia. La cita era en un restaurant de aspecto clasico en el pueblo, no había otro sitio cómodo, que se le entregara eso hasta la comodidad de la academia lo haría presa de seguramente un par de sospechas, mejor visitar el pueblo con el pretexto de compras comunes.

Yacía sentado en una mesa de madera bien lustrada, había tomado ya su desayuno en ese día libre de actividades, y esperaba la llega da de Leandro con una copa de vino y un cigarro entre sus dedos, parecía llevar varios minutos de retraso hasta que por fin apareció frente a su amo, haciendo una impecable reverencia, parecía un ser muy leal… y de apariencia totalmente atractiva, aunque su encanto se viera opacado por el rubio que le invito a sentarse.

- … espero que tu retraso se refleje en la calidad de lo que te he encomendado-

El siervo, entrego una bolsa de cuero que contenía el pedido… no era lugar para revisarlo, además de que era dueño de su absoluta confianza, aun con su déspota manera de ser, el sirviente lo sabía. Le entrego una pequeña caja que hizo arrastrar ligero sobre la mesa. Opio…

Lucian sonrió de lado, y con toda tranquilidad la guardo en el bolsillo interior de su abrigo, justo sobre su pecho. No era un adicto sin voluntad… solo un ocasional alentador de las realidades artificiales. –Dile a mi padre que tenía razón, encontré cosas que no esperaba…-
Después de algunos minutos, el siervo se retiro, sin que se llevara a cabo entre ellos una conversación en realidad. El siervo asintió a su ultima frase, levantando los ojos cuando Lucian no le observaba, adivinando en su amo lleno de soberbia, que su estadia en la academia podría venirle un tanto mal, en cuestión de su propia esencia… no era un sirviente estúpido, por un motivo valioso se desempeñaba en tal gerarquia.

Nuevamente en soledad, y ya casi terminando su cigarro, miro hacia el cielo, pues se encontraba en la terraza del lugar, y entonces observo en extraña coincidencia, como cruzaba el cielo un peculiar halcón albino…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Miér Jun 27, 2012 10:14 am

Las visitas al pueblo las tenia específicamente marcadas, odiaba transitar aquellas calles llenas de personas indiferentes para él, continuaba sin comprender del todo el comportamiento humano, esa mentalidad egoísta y hasta cierto punto mundana, las cosas que esos otros seres andantes admiraban o llamaban importantes no tenían gran significado para él, casi podía resumir esa inmundicia como seres viciosos que se llamaban a sí mismos pensantes.

Vicio… ni el mismo podía librarse de esa maquinación terrorífica de la que era presa, como compañero de esos otros “humanos”; el mismo tenia vicios, no podía negar y ocultar la satisfacción que su cuerpo llegaba a tener abrazando otro de esos seres, tal cual pasara días atrás, confuso se mantuvo quizá un par de horas, mas no dio demasiada importancia al hecho, no deseaba hacerlo, su cuerpo traicionero e infiel a su mente había entrado en una comunión poco convencional con Lucian, ese príncipe de cabellos dorados y mirada tan afilada como la suya propia, el carácter dictaba que no era compatibles, se movían en entornos diferentes, eran dos cazadores innatos luchando por algo, era absurdo, pero no podía explicarlo de ninguna otra manera, y sin embargo, ahí estaba ese detalle mínimo y absurdo de la que era culpable, su vicio a lo voluptuoso y a lo extravagante, ese ser era único, diferente y la esencia a salvajada pero elegante que tenía el príncipe de mirada altiva le atraía, al menos a su cuerpo. Cual viciosa droga aun con el dolor presente; su cuerpo casi había llorado de deseo por retorcerse en esos brazos crueles, hundirse en esos ojos altaneros que se volvían profundos y claros en medio de ese acto carnal, lo deseaba locamente, era un simple ser en celo, saciándose, el rol era lo de menos, eso lo había comprendido casi de inmediato, quizá ese orgullo era lo que más le molestaba… el príncipe con todo y su manía al darse esos aires altivos y su supuesta comprensión le había herido una vez más hablando bajo con aquellas últimas palabras que se marcaban como una despedida… Había muerto solo para regresar en medio de un estallido de placer, culpaba a ese idiota rubio por esa satisfacción, no podía ni pensaba reclamarle nada, orgullo o no, no pensaba darle más aires a ese ser para regodearse en su propio triunfo. Ni siquiera cuando los días venideros estuvo tentado a buscarle para saciar esa hambre de sexo que su cuerpo le exigía, tortura… si, pero lejos de la droga exponencialmente peligrosa, el deseo y la ansiedad se iban borrando, aquellas caricias iban quedando en el olvido, esos besos fogosos y demandantes se perdían de apoco. Esperaba que un siguiente encuentro que era inevitable, cuando se llevara a cabo el príncipe pasara a dejar de ser algo para tomar en cuenta… al menos eso deseaba.

Era por esa simple razón que buscando la liberación total de ese tórrido encuentro había decidido adelantar un poco aquellas compras que solo él podía hacer, si bien sus mozos de cuadra estaban preparados y era capaces, sabía de antemano que eran totalmente inútiles a la hora de comprar el alimento para los corceles de los que estaban encargados, las semillas, heno, avena e inclusive esas golosinas con las que mimaba a los caballos eran diferentes entre tiendas, cosechas y demás, aromas, texturas, sabores inclusive cambiaban y cada animal tenía un gusto particular; como dejar la tarea de elección a seres que veían todo exactamente igual?, era imposible! Las tiendas las conocía perfectamente, los compradores por más que intentaran hacerle cambiar de opinión sabían tenían la batalla perdida inclusive antes de comenzar por lo que las ordenes sencillamente se seguían según las indicaciones del moreno, por lo que su transcurso por esos negocios era rápido, lo suficiente como para que a esa hora del día terminara las compras, Yura le seguía desde el cielo incansable, surcaba la extensión de color azul resaltando a la vista, su última vuelta en aquel lugar era justo para comprar una percha y el Lúa para el ave del color de la nieve.

No tardo en dar con la tienda en medio de aquellos callejones y casitas apiladas de manera contrastante en el pueblo, cuando llamo al ave, una simple señal mientras levantaba el brazo era como le llamaba, una acción que esta realizaba sin rechistar, admiraba demasiado a ese ser emplumado, ese respeto mutuo que se tenían sin duda alguna era lo que mas le gustaba, no necesitaba de correas o ataduras para que el ave se quedara tranquila y no diera problemas, por lo que entro casi de inmediato a la tienda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Vie Jun 29, 2012 5:22 am

No hacía falta decir el por qué su Mirada se había afilado para observar más directamente, sin sobresalto o ansiedad, y no precisamente por querer definir características de lo que veía, si no por la relación que su mente hacia con esa ave.

Por inercia, mientras el humo de su última aspiración al tabaco le acariciaba los labios… siguió al animal que lentamente descendía en extraña trayectoria a una distancia del suelo demasiado baja para un ave de su especie. Orgullosa y bella curvo un ángulo como si presumiera su presencia al rubio, comunicándole con descaro que se sabía observada, poseía la elegancia que los hombres jamás podrían alcanzar, por ser demasiado artificiales. El rubio arqueo una ceja y se puso de pie mientras dejaba el cigarro sobre la mesa y tomaba entre sus dedos la copa de vino medio llena sin quitarle las pupilas de encima… y cuando apenas el cristal toco la capa atractiva de sus labios se detuvo en seco, al ver en brazo de quien detenía su vuelo.

Despabilando de su semblante una sorpresa sutil… se bebió un sorbo grande sin terminar el liquido de la copa, dejándola sobre la mesa y bajando la mirada en una risilla burlona que hacia mofa nada más de sí mismo, pues ni siquiera podía rebuscar alguna explicación al hecho de que la sangre se le viniera a la cabeza, y el calor le ardiera en los labios mitigando el cálido paso del alcohol por su garganta, era una pena y quizás una vergonzosa derrota, que quien se supiera deseado eternamente por los seres, pero jamás necesitado del mismo amante, se viera presa de reacciones tan incomprensibles… el rubio soberbio, intelectual y frívolo por fin había sido visitado por las estúpidas sensaciones de los hombres débiles.

El local al que Vadyk había entrado en compañía de aquel hermoso animal, estaba justo al frente de aquel restaurant, la terraza, a una altura apenas superior… debido al bajo relieve del primer piso le permitía tener una vista privilegiada, así que no resulto ningún problema reconocerle sin titubear.
Dejo la paga sobre la mesa, observo la maletilla de cuero que su sirviente le había entregado…. Y dudo un segundo, rememorando cuando fue la última vez que se había visto en la necesidad de cargar por su propia mano un paquete… con arrogante suspiro no pudo recordarlo, y finalmente la llevo a su hombro caminando a la salida.
El tiempo que había n acumulado sus pensamientos, el recorrido y los distractores, hasta la salida del lugar… sumaban lo suficiente como para que Vadyk hubiera ya terminado de realizar su acto dentro del necio... una idea ladina le divirtió el gusto, y en un instante olvido la burla que había antes hecho de su propio orgullo, no tenía nada de que avergonzarse, después de todo… que es lo que hace entretenida la vida, sino precisamente, la naturaleza humana.

Calmo y elegante, presa de miradas… entro al local en el que Vadyk se encontraba, totalmente inadecuado para alguien de su fino aspecto, pues que tenía que ver un principe de tal porte con el trato de animales, una especie de silencio se hizo en los clientes cercanos a la entrada, mientras el rubio soberbio se recargaba en el muro inmediato, esperando a ser visto, con el rostro eterno de la insípida inmodestia.


Última edición por Lucian Bathory el Sáb Mar 09, 2013 3:22 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Vie Jun 29, 2012 10:39 am

Ni por asomo pensó en batallar en medio de aquella compra que realizaba, conocía demasiado bien al ave que le acompañaba, modesta y majestuosa, poseedora de una belleza irreal aun con el irregular color de su plumaje podía llegar a ser caprichosa, un detalle que a Vadyk le causaba cierta gracia, fuera quizá el simple hecho de haber sido criada por un humano tan particular o la falta de contacto con otros de su especie, el ave tenía sus propias peculiaridades, que no hacían si no dejar al moreno satisfecho. La percha fue a final de cuentas lo más sencillo de comprar, pero el Lua representaba todo un reto, los tamaños, formas y colores, hasta la costura del material podía convertir esa simple y sencilla herramienta en un verdadero martirio, los minutos pasaron incontables mientras se media un guante tras otro, el ave saltaba a la orden del ojiverde entre el guante que se ponía Vadyk y la percha, ave y dueño parecían insatisfechos con las incontables muestras que el encargado les proporcionaba. Coloco sencillo 5 piezas de oro sobre el mostrador sin ningún tipo de emoción en el rostro y con el ceño fruncido, sospechaba ya un poco sobre el curioso destino de los guantes de piel que necesitaba y las pintas que el traía.

-Algo de mejor calidad… el cuero debe de ser suficientemente duro, tanto para aguantar la presión de mi halcón.-

La mirada del dueño en aquel instante brillo al ver las monedas que quedaban a la vista y no tardo en desaparecer del mostrador en dirección de la trastienda, curioso momento ya que en medio de ese alboroto de rumores que despertara el desaliñado de Vadyk, el silencio repentino que se hizo y la atmosfera tensa en el local alertaron al moreno; no se intereso de inmediato en el cambio abrupto de ambiente, pero que Yuna emitiera un fino sonido agudo y un ligero batir de alas fue lo que le hizo alertarse y girar cuando el ave a pesar del tamaño se moviera sin orden.

-Lucian…-

Susurro apenas cuando vio la estoica figura del rubio cerca de la puerta, no pudo evitar tensarse y fruncir el ceño ya listo para un ataque cuando el nombre salió de su boca, había temblado casi imperceptiblemente y sentido el corazón palpitar ansioso no… más bien deseoso, la creencia que tuviera sobre esa droga perdiendo efecto en su cuerpo se desvaneció cuando por instinto su piel pareció quemarle; se maldijo y maldijo a ese que estaba ahí con la vista clavada en su persona, casi como si esperara algo, resoplo cuando comenzó a caminar en dirección del príncipe de mirada burlona. Sabía que algo ahí era diferente, mas no distinguió el que era lo que estaba fuera de lugar en medio de aquella bizarra escena que se estaba montando el otro profesor.

-Que hace alguien como tu aquí?.-

Fue todo cuanto dijo una vez que estuvo parado frente al de cabellos dorados con esos ojos que no se doblegaban, con incomodidad veía como el halcón albino hacia intentos por llamar la atención del ajeno, no dudaba que fuera un hechicero o que en verdad estuviera perdiéndose de algo en medio del comportamiento de los animales hacia esa figura irreal en aquella pequeña tiendita.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Sáb Jun 30, 2012 5:38 am

Había cierto aire seductor en su lenguaje corporal, aun cuando su rostro transmitiera la más pura soberbia de aquel que no baja la mirada ni siquiera para observar obstáculos, y esa frialdad estoica que lo empapaba de inexpresividad. Lucian era, uno de esos hombres que poco han de valerse de ademanes, volúmenes o extravagancias para llamar terriblemente la atención…

Una vez que el moreno se dejo ver a totalidad, Lucian no tuvo inconveniente para observarle fijo, incluso cuando al fin se percato de su presencia, alzo casi imperceptiblemente el rostro en sutil señal de osadía. Sus labios se estiraron hacia un costado, entre divertidos e impertinentes, manteniéndose así conforme el otro avanzaba a su encuentro, haciéndolo dudar un poco de por qué no había esperado a que aquel hombrecillo que se dirigió a la trastienda volviera con la mercancía que le había pedido, no tenia que preguntárselo, los ojos verdes con los que aquel le observaba no eran los mismos, a los que poseía antes de aquel desenfrenado acto irracional, sus pupilas maldecían, pero maldecían en el sentido más sensual de la palabra.

Escucho la pregunta, y sin responderle… desvió lentamente su mirada al animal que antes le presumió su vuelo, guiándole hasta el lugar donde se encontraba ahora. Mas atención y mas sonrisa pareció mostrarle a Yura, que hasta su mano se alzo sin temor para ella… mientras poco a poco recuperaba la calma su aleteo alborozado, y recuperaba la inmovilidad para dejarse acariciar de una manera lenta y tendencioso, por esa mano blanca. Hasta que por fin le respondió sin mirarle aun… -Buscándote... definitivamente no- ahora le miro, por si aquel creia que le habia seguido –solo se prestó una coincidencia cuyo reto acepte… tu ave parecía tener unas ganas ardientes de tenerme cerca- se acerco ligeramente, despegándose de la pared al pronunciar la final palabra. Aquella frase era claramente portadora de toda la saña del veneno que VadyK había descubierto en la lengua noble del rubio…

Lo paso de largo, y camino por el espacio que Vadyk había recorrido para llegar a él, pues el hombrecillo comerciante había puesto el objeto que le habían pedido ya sobre la superficie de aquella especie de mostrador que pedía a gritos una nueva vestidura, o seria únicamente que Lucian estaba acostumbrado a las superficies lustrosas.
Llego hasta donde se encontraba el guante tendido, el comerciante le miraba absorto… lo fino de aquel rostro le parecía casi irreal, aun mas dentro de su negocio. Lucían ni siquiera le miró, y tomo el guante entre sus manos… aunque no supiera absolutamente nada de materiales convenientes para la tarea, por sentido común era obvia su calidad. Así que se lo coloco sin más… y volteo a mirar al ave, transmitiéndole una petición muda con ese par de ojos ámbar que a pesar de toda la vestidura superficial de su ser, brillaban transparentes como los del mismo halcón. En un instante, sin revuelo ni desastre… el ave silenciosa y elegante se poso sobre él, mirándole en paz. Lucian se sintió complacido y agradeció con la misma calma.

-Además de que… no tengo precisamente ganas de volver a la academia pronto-

Ahora miro a Vadyk, con su vanidoso rostro… ahora engrandecido por la confianza que en ese instante el ave manifestó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Sáb Jun 30, 2012 5:30 pm

Sabía que Yura no era un ser que se confiara solo porque si, era un animal lleno de instintos, rechazaba a aquellas personas que no valían siquiera la pena y dedicaba picoteos o alejamientos de los que no eran dignos, pero estaba ahí, mansa y sencilla entre las caricias que el rubio le proporcionaba, como si con ello le indicara a Vadyk que ese otro ser altivo valía en algo la pena, que era claramente diferente. El mismo Vadyk lo comprendía, el príncipe de mirada de hielo era diferente, aun cuando no pudiese decir que le dictaba aquello o tuviera un razonamiento lógico para ello, pero lo entendía.

Noto como el halcón de plumaje blanco y plateado seguía a Lucian con tranquilidad, como obedecía la orden silenciosa que este emitía, no iba a negar que el rubio tenía un don, al menos eso le pensaba reconocer, desvió la mirada ante aquel simple y silencioso acto, pensando o preguntándose más bien si su compañera de varios años atrás podía ver a través de ambos hombres, si comprendía lo que estaba causando o si tenía alguna intención de por medio, no pudo evitar reírse un poco con esos pensamientos dementes que tenia para sí mismo, estando ya seguro que caía en la paranoia.

Se tomo su tiempo mientras echaba la percha en la mochila de piel negra que llevaba consigo y la ponía en su hombro, se quedo estático como si analizara las palabras del otro profesor y cayera en cuenta de algo que estaba ahí pero que no se percatara antes, el de ojos claros no parecía ser la clase de persona que cargara su equipaje, según recordaba siempre le veía con algún lacayo cuando se trataba de esas cosas y sin embargo ahí estaba, cargando un paquete consigo, inclusive el aire que tenia era diferente a la primera vez que se encontraran… era eso sin lugar a duda lo que le hacía tener la sensación diferente del otro profesor. Un sin fin de cosas e ideas pareció llenarle la cabeza, unas mas extravagantes que otras cuando el mismo se burlo de lo impensable de las posibilidades. Termino por andar la corta distancia hasta donde se encontraba su inseparable compañera y el ser que le perturbaba.

-Me lo llevo.-

Hablo sencillo al dueño de la tienda mientras este ultimo tomaba las monedas de la barra, como si no diera importancia a nada más aun si les vigilaba por el rabillo del ojo, no lo culpaba del todo, ver al príncipe ahí podía perturbar a cualquiera si este daba una imagen irreal.

-No me sorprende de su alteza disfrutar el estar en medio de… estos seres.-

Mascullo malhumorado cuando se a cerco tratando de hacer que Yura saltara a su brazo, pero el halcón se negaba a alejarse de Lucian, podía sentir el mensaje oculto de esta con esa simple acción, casi como si comprendiera la frustración que el mismo Vadyk tenía. Resignado se quedo quieto aun lado del rubio.

-Tenemos un problema aquí… mi halcón no parece querer apartarse de ti y yo no puedo ni quiero permanecer un solo instante mas en el pueblo… me estoy ahogando aquí….-

Clavo los ojos verdes salvajes en los ajenos que la parecían seductores, casi instigadores a pecar en ese momento, pero no le miraba furioso esta vez Vadyk, parecían mas bien estarle retando con la mirada; enviándole un simple mensaje, no iba a dejarse seducir nuevamente aun si el cuerpo se lo estaba exigiendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Jue Feb 21, 2013 12:43 am

Por un momento la atención de Lucian solo se reducía a la presencia del ave sobre su brazo, mientras que la de aquella mayoría que le rodeaba estaba sobre él. Apenas parecía escuchar las frases que el otro le dedicaba hasta que llevo a cabo su fallido intento de despojar al ave de su brazo, su mirada lenta y llena de suficiencia vagó hacia los ojos de aquel hombre que siempre llamaba a lo más intenso de su arrogancia, y algo más... que aun se negaba a reconocer en toda su naturaleza, no sin revestirlo con superfluas atracciones.

-El lugar es lo de menos, mientras tengas compañía adecuada... -

Respondió a aquel sarcasmo, en realidad eran pocas las ocasiones en que decidía aventurarse, pero entregarse a lo improbable en escenarios absurdos, siempre acarreaba alguna satisfacción a quien supiera apreciarlo, y por lo menos esa ocasión, ya estaba sucediendo.

Miro al Halcón con una complicidad sutil y fría, parecía que se entendían en miradas, más de lo que el rubio y el salvaje Vadyk podían entre sus negaciones egocéntricas, pero no era aquello lo que brindaba a su trato un velo de cierta delicia? además de ser consciente de que, a pesar de toda esa lejanía y fiereza, habían compartido un lecho, impensable y absurdo... pero juntos. Seria entonces, que aquella ocasión que entregaran sus cuerpos y sus mentes a los instintos se convirtieran en el lobo y el halcón, y se entendieran más claramente… limpios de toda inmundicia y basura humana. Una media sonrisa le dedico a Yura, cuando escucho la conclusión del moreno, una que no se esperaba, pero que era la más atractiva.

-Déjala conmigo…- le encajo los ojos burlones a Vadyk, sin dejar su maldita sonrisa –o llévame de regreso por un buen camino.-

No espero respuesta, en un simple ademan pidió amablemente al halcón que se posara en su hombro, no tenia cobertura de piel sobre su prenda, pero las hombreras eran de buen material, al menos hasta el punto necesario para no permitir que su piel sufriera algún dolor, la tela podía estropearse con las garras del animal, lo pensó, pero no le importo... un comportamiento extraño para un príncipe de porcelana. Se quito el guante bruscamente mientras tomaba el paso hacia la salida, entregándoselo a Vadyk en su vientre, de haberlo hecho con un ápice de fuerza mas quizás le habría sacado el aire, pero no era su intención.

Así camino, despreocupado y frio entre la gente que al fin había vuelto a sus asuntos después del extraño espectáculo, asumió que Vadyk preferiría la segunda opción, porque aunque su orgullo era grande, se vería menos lastimado viajando a su lado, que dejando su halcón que hasta entonces había sido solo para él. Una vez en la calle, en contra de lo que Lucian esperaba, el ave no emprendió vuelo… casi como si predijera las posibles reacciones de su amo al verlo ya en el cielo, sus ojos traslucidos, bellos, y directos como una lanza… miraban las pupilas ambarinas del rubio, mientras él le agradecía su intriga, con una sonrisa más sincera, desviando sus ojos a la puerta, esperando ver salir al ojiverde.
Por un momento el paquete que llevaba en la peculiar bolsa de piel bajo su hombro paso a no tener importancia, pero, pensar en su contenido podria llevarnos a una interesante ironia, aquellos vicios... y necesidades de artificios que comunmente la gente noble tacha de retorcidos y pecaminosos, tomando un lugar activo, eventual o continuo, en la vida de un rostro inmaculado. Aveces... la belleza se derrite como una vela cuando te aventuras a conocer el interior que viste.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Lun Mar 11, 2013 7:56 pm

Miro al otro con lo ultimo que le quedo de paciencia, el ave estaba decidida en confabular con el "principe" lo supo cuando intercambiaron aquellas miradas ambos seres y lamentablemente el seria la victima en aquel retorcido jueguecito. Tentado tanto como el orgullo se lo podia permitir, estuvo por dejarlos marcharse, cuando la sonrisa de aquellos perversos y seductores labios aparecio en un flash en su mente, al rubio le gustaba retarlo...

Lo salir del local, solo un par de segundos permanecio el totalmente quieto, mirando la puerta y el espacio que dejara Lucian, re revolvio el cabello con un ademan desesperado renegando por lo bajo mientras se llevaba las puntas de los dedos al cuello, deslizandolos lentamente hasta la clavicula, la sensacion de aquellos ardientes labios que tiempo atras le profanara la piel en un ataque de pasion y locura regreso...

Se acomodo mejor el morral de piel que llevaba consigo y furibundo siguio los pasos del principe, no ta rdo en encontrar la elegante figura en aquel pueblito, por suerte n o iba demasiado lejos aun. L e dio alcanze rapidamente, opto por ir unos pasos atras hasta que se anivelo a su altura.

-El camino que tomare seguro al principe no le va a gustar-

Los ojos verde a penas y dedicaron una leve mirada retadora y hasta urlona al otro mientras atravesaban aquel mar de personas que Vadyk no soportaba. Era mas por sacarle alguna expresion al rubio que por que pensara en realidad que no podria con un trote por los bosques, el ya desde la primera vez habia comprobado que el f isico del rubio era ligero y fuerte, cuando se deslizo por aquella pared lateral del colegio, lo puso en prueba. Y tras aquella tarde en l os establos constataba que tenia buena resistencia.

-Aun asi estas interresado su majestad?-

Yura emitio un ligero gorgogeo, extendiendo las alas, casi como si animara al otro a entrar en aquel terreno poco explorado por o tros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Jue Mar 14, 2013 12:39 am

Su paso por la calle una vez que estuvo fuera del negocio, fue lento y tenue… con esa actitud que hacia pensar queno tomaba en cuenta la presencia de los terceros que abarrotaban los caminos, no les daba importancia y la mayoría de ellos le abrían paso inconscientemente. Y por si fuera poca la atención que Lucian llamara con su aspecto, el halcón en su hombro remataba su imagen con extravagancia.

Sintió los pasos de Vadyk tras de él, y pronto lo tuvo a la altura de su hombro. Al escucharle, soltó un sutil bufido sin que sus pasos menguaran.

-Hay muchas cosas que en primera instancia odio como un loco… pero después-lo miro furtivamente-son las que disfruto más-

Sonrió con malicia, y con toda la intención de hacerle recordar al moreno lo que seguramente se había propuesto olvidar. Para Lucian rememorar todo aquello no significaba nada negativo, y esa era su ventaja sobre Vadyk, era lo que bañaba su seguridad con ese toque altivo que reventaba al pelinegro, haciendolo parecer todavia mas soberbio con toda su belleza. Se dió cuenta que estaba caminando hacia ningún lado…

-No temas por mi entonces, se útil y muéstrame el camino…- hablo con arrogancia, difuminando la intención de sus pasadas palabras.

Ahora si lo miro directamente, mientras las garras del Yura terminaron por herirle, solo alguien muy osado o muy inexperto se hubiera atrevido a brindarle su hombro al ave con tan vana protección, pero el inteligente halcón se dio cuenta aunque los labios finos del Lucian solo se entreabrieran con sugerencia sin emitir ningún sonido de dolor, entonces el ave voló, dejando ver la tela desgarrada en esas pequeñas partes donde se posara. Lucian siguio al Halcón con la mirada, y con una sonrisa extraña apenas visible, se notaba la satisfacción del animal en la forma amplia en que extendia sus alas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Lun Mar 18, 2013 8:39 pm

"Hay muchas cosas que en primera instancia odio como un loco… pero después son las que disfruto más

Le escucho mencionar aquello mientras la mirada del rubio caia sobre su persona, le contesto con una mirada cargada de molestia, casi rayando en furia como si sintiera que el otro se burlaba, pero al perderse en esas orbes color ambar se relajo, algo en la mirada del otro sencillamente le gustaba, era firme, segura y directa, no habia a su parecer trasfondos o demasiadas tretas aun si esa lengua viperina parecia contradecir esa sinceridad color del oro. Termino por desviar la mirada, ignorando si aquello seria tomado como falta de caracter, sencillamente se sentia perturbado ante la presencia de otro y esas sonrisas que le dedicaba con ese tonito de voz tan particular le causaban malestar, se preguntaba que tenia aquel hombre para provocar deseo en su cuerpo.

-El principe es algo masoquista entonces?- Dirigió los ojos verde esmeralda desafiantes esta vez.- O sencillamente se siente cazador?.-

Miro sin quererlo ese sutil gesto que hizo el rubio, esos labios carnosos se separaron un instante, casi como si suspirara, cuando noto la presion de las garras de Yura en el hombro ajeno. Cuando el ave volo, noto las finas lineas color rojizo que surgian de la tela, el aspecto un poco desgarrado donde seguramente se clavaran las mismas le sorprendio. El vuelo del ave albina parecia un poco mas baja, casi como si esperara algo.

-Sigueme....-

Le hizo una simple seña con la cabeza, esta vez sin clavar los ojos en el principe, con un paso ligero y rapidoa pesar de la mochila que llevaba se adelanto un poco, aunque presentia que el principe iba a seguirlo sin dificultad alguna. No tardo en escabullirse entre las casas, por callejones poco concurridos, andando hasta el lindero tomando camino entre plantios y terrenos descubiertos, no calculo cuando tiempo paso, pero las orillas del bosque que seguian en direccion del colegio se abrieron paso ante los ojos de aquellas dos figuras, el moreno se interno sin dudar, conocia demasiado bien ese territorio casi inexplorado, al internarse sabia que el ave no se veria mas, seguramente hasta llegar al colegio.

Un poco mas profundo en aquel terreno, comenzo a buscar entre las plantas y hierbas que ahi crecian.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Mar Mar 19, 2013 8:40 pm

-Oh, no sabes cuánto disfruto el dolor… o proporcionarlo-

Pronunció burlón mientras bajaba la mirada a esas delgadas líneas de sangre que se filtraban por lo que quedaba de la tela de sus prendas, sintiendo ese débil escozor al cual no le dio más importancia. –Cazador, quizás… pero hace mucho me probé a la presa.- Aunque no la devoré por completo.

Dijo mas para sí mismo, pues la silueta de Vadyk ya había comenzado a alejarse con agiles movimientos, acariciando un razonamiento curioso mientras le observaba sin seguirle aún, hasta para ser un salvaje se debía tener elegancia, pues así era su forma de desplazarse, y le gustó. Si se detenía a pensarlo, pudo haberse preguntado por qué era necesario un paso de tal naturaleza, si no había prisa, no había peligros y no estaban huyendo… bueno, quizás sí, podía huir de la gente, de su ruido sordo y vacio, de su presencia inútil que a veces fastidiaba como una plaga. Pero no lo pensó, tan solo amarro su cabello suelto y sin más le dio alcance siguiéndolo de cerca, viéndole la espalda, mientras la mochila de cuero en su hombro se agitaba según sus pasos. Lucían a pesar de ser un burgués con la pita más delicada de la orbe, no era en absoluto un inútil delicado… se había entrenado en diversas disciplinas, a veces por pasión y otras, muchas más, por desespero. Era la única forma en que agotaba su cuerpo embriagado de hastió, después de que todos los demás placeres le vinieran huecos.

Cuando el vasto verde se desplego frente a su cara, sintió que el aire que le llenaba el pecho tenía otro sabor, había alentado su paso ligeramente, pero al ver que el otro no se detuvo ni un instante continuo tras él, mientras la distancia se hacía ligeramente más amplia entre ellos, con toda intención. Lucian no era un ridículo sentimental, pero pocas veces en su vida se había dado el tiempo de observar, de mirar verdaderamente ciertas cosas, sus pupilas se pasearon, y volvieron a caer en Vadyk que era parte seguramente, de esas cosas. Una rama le agredió la herida del hombro, pero no hizo ni una mueca…

-Tienes una naturaleza tan extraña…- no detuvo sus pasos lentos, al ver que el otro se había detenido, ahí donde las hierbas de vistosas apariencias se amontonaban, Lucian no tenía idea que buscaba el moreno en ellas. Había hablado, con cierta calma extraña y distante… como si el camino o el bosque le hubiera consumido más que su respiración, un poco de altanería.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Mar Mar 19, 2013 9:06 pm

Dio con una planta de hojas anchas y de color verde olivo, Y corto lo que parecian unas bayas color rojizo, ambas plantas comenzo a molerlas sobre una hoja ancha que tenia la forma de un ovalo, se acerco al principe que iba rezagado , algo en aquel hombre habia sufrido un cambio sutil, desvio la mirada mientras se acercaba a el.

-Desvistete.-

Menciono hosco, pero por primera vez la mirada que le dirigio no estaba cargada ni de furia o resentimiento, casi como si el mismo reaccionara a ese sutil cambio, suspiro riendo por primera vez de forma honesta delante del principe, no era que le dedicara la sonrisa, ni si quiera penso con claridad cuando surgio aquella reaccion que en otros parecia tan natural, era sencillamente como una bestia, reaccionaba a lo que otros proyectaban, por eso es que odiaba a la demas gente..

Se unto los dedos medio e indice de la mano derecha mostrandole el unguento y con la mirada le señalo la herida.

-Dejame curarte.-

A lo lejos se escucho el trinar del ave y por instinto el moreno desvio los ojos en la direccion del sonido.

-Nunca se lo que piensa, pero creo que no es lo unico que no comprendo.-

Le miro fijamente, como si buscara escudriñar algun secreto escondido en aquellas orbes del color del oro
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Mar Mar 19, 2013 9:34 pm

Aquel no le dio importancia a su comentario, y le dio igual… fue como un pensamiento que se perdió en el aire, además de ser muy obvio… que cosa era Vadyk, si no la persona más extraña que hubiera conocido. Frunció con sutil ligereza el entrecejo al otro acercársele con aquella mezcla de hierbas en sus manos, percibiendo el desvió de su mirada ante aquella hosca orden, que de ser en otras condiciones y con otras intenciones, le habría sabido mejor, no pudo evitar una sonrisa delatora, simple e independiente ante su mirada.

Alzo la cara, como si estuviera a punto de ponerse a la defensiva al escuchar la petición… no podría decirse que hubiera sufrido una gran sorpresa ante aquel cambio de actitud, pero le extrañaba de un modo bastante interesante, porque no dejarlo?. Sus manos, en contraste con la expresión indócil de su rostro se elevaron rumbo al primer botón de su atuendo sobre la parte alta del pecho, y sin dejar de mirarlo comenzó a desabrochar.

Cuando los ojos de Vadyk se fueron en busca de su ave, Lucian terminó, y deslizando entre sus brazos la camisa y el abrigo, junto a la mochila de cuero… la parte superior de su cuerpo quedo al descubierto, con esa piel y esos esbeltos músculos que Vadyk disfrutó en algún momento, que ahora parecía tan lejano. Dejo caer las cosas sobre las raíces de un árbol cercano, y dio un par de pasos para eliminar la distancia que aun quedaba.

-Por supuesto que no es lo único…- le miro directamente, como si sus afilados ojos ámbar lo acosaran en esa terrible cercania, inclinando a un lado la cabeza para ofrecer la parte herida de su hombro.

–casi creo que me paresco a ella…- aunque fuera solo en la trasparencia de sus ojos, y la libertad de sus espiritus.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Mar Mar 19, 2013 10:23 pm

Sostuvo aquella mirada con serenidad, casi indiferente, no iba a reconocer lo que el otro lograba perturbarle, y no comprendia si era por la molestia de esa altaneria que el otro parecia portar de manera innata o por las sensaciones que ese cuerpo traicionero le dictaban, que su vista se deslizara por las copas de los arboles por inercia, lo agradecio, sabia o presentia que de seguir siendo victima de aquel hechizo podia trastabillar nuevamente en el deseo carnal.

Lamento no poder contener la mirada en aquel sonido que se escuchaba a lo lejos, en aquellos cielos que casi no se veia por las ramas entrelazadas de aquellos silenciosos guardianes del bosque que seguramente tenian muchisimo tiempo ya habitandolo. El suave crujido de las hojas con la brisa que a penas y se dejaba sentir parecia una suave cancion de cuna y el frescor era agradable en aquella epoca del año.

Los ojos recorrieron aquellos dedos esbeltos, prefirió hacerse el desentendido con aquella mirada retadora que el otro le dedicaba, mientras su atencion se fijaba en aquella piel que iba quedando al descubierto. Conocia aquel cuerpo, la cercania del otro no el ayudaba en nada para controlar ese loco latido, aquel aroma que le embriagara parecia estarle llenando los sentidos y hasta un jadeo se le escapo.

-Idiota...-

Bufo mordiendose el labio y haciendo una especie de mohin moelsto cuando las cejas se curvaron molestas, casi buscando encontrarse, le regreso una mirada furibunda al rubio, mas que reprender al otro, se estaba reprendiendo a si mismo, no iba a reconocerlo, no deseaba reconocer que su cuerpo estaba llorando por las atenciones de aquel hombre de piel de porcelana.

-Yura sabe escoger a la gente, le agradas... pero no puedo comprender que pudo ver en ti.-

Deslizo los dedos por las heridas, fue una caricia sutil y suave, casi no parecian ademanes a cordes a alguien como Vadyk que parecia hosco y rudo, casi como si estuviera acariciando al ave que revoloteaba en aquel cielo color azul.

-Eres todo un misterio, que esconde el principe que no desea que vean?-

Estaban ambos cuerpos demasiado cerca, tanto que podia sentir aquel calor sutil en el cuerpo ajeno, un calor que conocia demasiado bien, aquellas ropas que escondian el resto del cuerpo del principe, no significaban nada para el, por que conocia perfectamente aquella fisonomia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Mar Mar 19, 2013 11:17 pm

Sintió satisfacción de que lo mirara… y eso alentó más cualquier intención que el rubio comenzara a concebir en su interior, en esa gama de pensamientos exenticos y cambiantes.

El ambiente que invadía el bosque, era terriblemente relajante… como si envolviera a todo lo que pasara entre el en sus misticismos. Aprecio esos ojos verdes llenarse de una furia que el otro no se preocupaba por contener, pero la expresión impasible de su rostro no cambio… parecía comprender los motivos, parecía complacerse con el choque de emociones y pensamientos que el otro estaba sufriendo, pues lo sentía… sentía como aquel moreno salvaje y osado, huía de él, como no solía hacerlo de nada ni de nadie.

El tacto de Vadyk era cálido, y sutil… su piel lo recibió sin estremecerse, casi agradecida a pesar del ardor que el ungüento comenzaba a provocarle, hubiera podido pedirle que esa mano se tomara mas libertades de una maldita vez, pero… prefería que cada ser le abriera la puerta a sus propios arranques, por lo pronto, el se haría cargo de los suyos.

-Por que ella no emite juicios acerca de lo que ve… y tampoco es cobarde, así es el espíritu de la bestia…-

Y así como el halcón le hubo trasmitido la confianza para que sus dedos le probaran su plumaje aquella vez sobre el mirador, Lucian amaino el filo de su rostro en son de paz, y se sirvió de aquella vista que le permitía observar el rostro de Vadyk tan de cerca, dibujando en su cabeza aquellos labios que se entreabrían para respirar… imaginándolos jadear, y pronunciar su nombre.

Que escondía? Todo y nada… su ser, su naturaleza, estaba tan a la vista que la gente prefería no observar, pues le escandalizaba tener tan cerca una muestra clara de la naturaleza humana, eso que se parece tanto a lo que todos llevan dentro y que aprisionan. Quien fuera capaz de soportar mirarle… entonces conocería lo que había mas allá. Mientras aquella mano suave, le recorría el hombro… Lucian coloco su palma sobre ella, para detener su tarea, mientras imitaba sutilmente la intención de un beso, desviándose lentamente y mirándolo fijo… incitando al moreno, de romper sus propias cadenas.

-La puerta está abierta, es la gente la que corre aterrorizada cuando apenas asoma la cabeza… - sonrió, irónico y soberbio mientras volteaba su rostro y acercaba la mano de Vadyk a su boca, acariciándola apenas con un respiro de sus labios. –Así como tú finges pasar de largo…-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Mar Mar 19, 2013 11:43 pm

Se sonrio con cierto aire molesto esta vez dejando que las orbes verde esmeralda chocaran con las doradas. Si temblo por aquel roce que ni siquiera llego a eso, no lo sintio.

-No tengo miedo de ver lo que tengo frente a mi, alteza...-

Los dedos arañaron la mejilla del rubio, como si con ello tratara de desquitar la furia que sentia. No tenia miedo de ese hombre, era precaucion... cierto?.

-Pero como las viboras, por mas curiosidad que nos cause es mejor mantenerse alejado de ellas.-

Se acerco lo suficiente para rozar con su aliento los labios ajenos, saboreo de alguna manera el aroma embriagador que desprendia aquella boca, que deseaba probar. Por un instante solo existio en su cabeza ese mundo color dorado, intento descifrar lo que aquellos ojos parecian transmitir, pero se negaba a reconocer que veia en esos ojos el mismo deseo que le quemaba a el.

-Por que tengo que ser el unico que se delate... a que esta jugando su majestad?.-

El susurro casi sono a un serpenteo, casi como si estuviera dictandole precaucion.

-No quiero... no pienso volverme adicto a ti, no quiero ser una presa mas para ti y no pienso darte la satisfaccion de decir que me cazaste...-

Miro esos labios, debatiendose, cerro los ojos con fuerza alejandose del otro, aspirando el aire del bosque, tratando de calmarse. Ese hombre lo iba a enloquecer. No le dio la espalda, presentia que aquello lo ponia en mas peligro del que deseara.

-Estas jugando con mi cordura y no respondere por lo que haga.-

Sentencio casi como si intentara advertirle que se alejara de el, pero aquello era un doble filo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Jue Mar 21, 2013 7:13 pm

Soltó la mano con desdén cuando sintió el ardor en su mejilla, como aquel, que dispuesto a saborear el trozo más jugoso de carne, lo lanzara a la mesa mientras le arruinan la cena. Esperaba seriamente que aquella agresión no dejara marca… había olvidado la última vez que alguien intentara algo similar, no sobre su cara.
Lo escucho en silencio hasta que aquel se alejará, mientras una sonrisa progresiva comenzaba a crecer en sus labios… convirtiéndose en una risa suave que se acomodaba en ecos débiles entre el sonido de las hojas al viento, una sonrisa tan relajante como el ambiente del bosque… pero tan agresora como las uñas de Vadyk. Le había dicho víbora, y Lucian no creía que estuviera equivocado.

…no pienso darte la satisfacción de decir que me cazaste.

-Pero si ya me la has dado-

Puntualizó con imponencia. Que no tenía miedo? Pero si eso era lo que irradiaban sus palabras… miedo a aceptar la realidad que su cuerpo le dictaba. El moreno parecía estar demasiado acostumbrado al control, a pesar de su naturaleza salvaje… era como si ese juego que se había suscitado con el fino rubio lo humillara y lo ofendiera, lo cual le parecía a Lucian tan entretenido como absurdo. Aprecio como los ojos de Vadyk se saborearan de su boca, mientras su lengua no hacia mas que decir lo contrario. Arqueo una ceja desviando la mirada ante aquella especie de advertencia… mientras tentaba la bolsa de su pantalón, podría tener la suerte de llevar ahí un cigarro.

-Tu existencia… tan básica, tan natural y elemental.- Encendió el cigarro que encontró, ahí parado con la piel expuesta, el cabello aun lo llevaba sostenido de manera vaga.
–Y justo ahora te complicas con razonamientos idiotas… tienes miedo, tal vez no de mi si no te gusta cómo suena- se sonrió al exhalar el humo, y daba unos pasos lentos en el perímetro de Vadyk sin acercarse a el, como si acechara –estas aterrado de tu propio instinto-

Su voz sonaba como si no dijera otra cosa que la verdad, pero su arrogancia la empapaba… -Yo puedo ser el hombre más superfluo que hayas conocido, pero soy más natural que tú… aunque duermas entre bestias- Y puede que yo sea una de ellas.

Le miró sin sonreír. –Haz lo que te dé la gana, por lo pronto… a mi me da la gana seguir jugando.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Jue Mar 21, 2013 9:20 pm

Le escucho hablar, por poco lo golpeaba por semejante burla, esas palabras del principe le estaban molestando y demasiado, pero en algun momento en lugar de sentir furia comenzo a sonreir, no precisamente de manera burlona, alegre o similar, era una sonrisa desafiante.

Estaba jugando el rubio con el, estaba jugando con su paciencia, por que con su cordura parecia imposible desde el momento en que esta parecia lejana en aquella curiosa circustancia. No penso absolutamente nada, solo miro aquellos ojos color ambarino mientras los labios ajenos seguian gesticulando aquellas viperinas palabras que estaban incitandolo, provocandolo a pelear. Un parpadeo, el cuerpo fibroso del moreno se abalanzo sobre el de piel de porcelana, azotan dolo contra un tronco grueso y de corteza color oscuro. Le agarro del cuello con fuerza, su cuerpo rozaba descaradamente el ajeno, podia sentir esa carne bajo el pantalo, el calor del cuerpo ajeno que parecia de marmol le parecia irreal y no ayudaba en nada que el rubio no llevara la camisa puesta.

-Ni mi instinto ni tu me causan pavor....-

Susurro en aquellos labios bien delineados y tibios, los ojos verde esmeralda se tornaron turbios, deseoso, la bestia estaba comenzando a despertar, aun si la conciencia del moreno intentaba calmarse, Lucian estaba en lo correcto, el no era como esos seres que se complicaban la vida con estupidas pretenciones, no pensaba lidiar con aquellos sentimientos futiles e inutiles que atormentaban a los seres que se hacian llamar humanos, pero, tampoco pensaba victimizarse como un juguete mas de aquel hombre de piel lechosa.

-No quiero perder mi libertad... no pienso perder la cabeza por un ser como tu...-

Lamio los labios del rubio con rudeza, solo la punta de la lengua, como el jaguar que saborea a su presa, lentamente, se tomo su tiempo, decidiendo.

-Que es lo que pretendes?, cortarme la libertad?, domarme?, hacerme perder la cordura?, eso es lo que te divierte?....-

Jalo un par de mechones del cabello rubio, tratando de causarle dolor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Jue Mar 21, 2013 10:42 pm

La mejilla le escocía, y sentía la piel de su hombro adormecida, ahí donde el ungüento comenzaba a surtir efecto. Exhalando estaba el humo que le produjo esa relajación simple que el cigarro le traía sobre el cuerpo, y en un súbito instante su espalda le comunicó dolor al ser estrellada sobre el tronco, un dolor con delicioso sabor a victoria. Miró Vadyk y sus labios ligeramente entreabiertos le sonrieron ante aquella aseveración, buscando sin duda acentuar su reacción ofensiva. Lucian no quería decir que el moreno fuera un completo cobarde, ese alejamiento suyo ante todo aquello a lo que los seres humanos parecían ser adictos hacía que le gustara de esa manera casi endemoniada, pero era un alejamiento natural… que no deberia basarse en reprimir pasiones o deseos.

-Deberías comenzar por demostrarlo…-

También su boca saboreó el aliento, satisfecha y paciente… con una expresión en esa maldita y elegante cara que no decía absolutamente nada. Como si la deliciosa lengua de Vadyk lamiera una esfinge de piedra. Colocó una mano sobre la cintura del moreno, casi maldiciendo que llevara ropa… presionándolo para hacerlo sentir más su cuerpo, ese cuerpo que parecía odiar.

-Un ser como yo?... – afiló su mirada, con una sonrisa como quien adivina un acertijo obvio –… estás haciendo lo que hacen todos.- Juzgar… No lo había pronunciado como un reclamo, al fin y al cabo eso era algo que a todos se les daba con mucha naturalidad, y por más alejado que el moreno estuviera del común de los hombres, tenia momentos en los que padecía de las mismas enfermedades, lo quisiera o no.

Tal vez Lucian no pretendía nada de lo que el otro decía, o lo pretendía todo. Realmente no se había detenido a pensar en ello… el juego que se había desarrollado entre ellos, le llamaba, le atraía con desquicio cuando lo tenia asi de cerca, pero era mas cuestión de inclinación inconsciente que un plan preestablecido, hasta un capricho… como el que camina por un puente que cruje para saber que paso quebrara las tablas. Aunque no negaba que le daba placer romper la jaula de la bestia.

-El que es libre, lo es hasta cuando está preso… no pensaba que fueras tan fragíl- pronuncio con una suficiencia terrible. Sintió el tirón en su cabello y su cabeza se inclino ligero hacia atrás. –Yo no pretendo… sólo vivo.- al menos con Vadyk así era, aun que allá afuera todo lo calculara. Rozo su pelvis con descaro, y le mordió los labios con hambre. Era egoísta… saciaba sus deseos con aquel, y le importaba un bledo lo demás… que las cosas permanecieran bajo control, era dudoso para ambos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Vie Mar 22, 2013 9:03 am

Esas ultimas palabras le molestaron aun mas, Lucian sencillamente parecia divertirse con la situacion y algo en su propio interior tambien disfrutaba de aquellos preambulos tan particulares, no lo comprendia y ahora comenzaba a pensar que no deseaba comprender por que era tan fuerte la atracciono que sentia por aquella persona, de todos los posibles candidatos a hacerse adicto, de cada cuerpo que pasara entre sus brazos, ese ser de cabellos rubios, de ojos ambarinos y cuerpo esculpido casi por losdioses , parecia ser la peor de oas elecciones para el.

Un hombre que claramente parecia tener todos los vicios que el tanto odiaba, ironicamente parecia mas salvaje que ni el mismo, quiza era una trampa , aquellas palabras lo parecian, juraba que lo eran, pero en el fondo el deseaba ser empujado a aquello, se sonrio aun mas, ese orgullo que criticaba en los hombres comunes era un mal bastante arraigado en el.

-Maldito idiota... en verdad que debes estar divirtiendote conmigo...-

Mascullo Vadyk adueñandose de esos labios, no deseaba seguir escuchandolo. Quiza era cierto, debia sencillamente dejarse llevar por esa sensacion atrapante y palpitante, al menos en aquel momento parecia tener una especie de ventaja sobre el rubio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucian Bathory

Docentes
avatar

Mensajes : 367

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Miér Nov 05, 2014 1:34 pm

La sonrisa que Vadyk pronunciara ante sus palabras, lo hizo saborearse más de aquellos besos salvajes que recordaba, pero mantuvo el aplomo de su arrogancia.

Por supuesto que el rubio disfrutaba con encender en los ojos de aquel pelinegro la llama del cólera y la confusión, era un alimento para su ego que aun en contra de todos sus argumentos y rechazos, terminara rindiéndose a una necesidad más básica, y por ende, más real. Por qué no decir que aquellos días que pasaron luego de su aventura en los establos, hubo momentos en que se entretuviera recordando, a pesar de tener material y numerosas oportunidades de servirse de algún placer similar.

Recibió la boca de Vadyk con moderado deseo, lo haría sentir aún más necesitado de tales atenciones, que se sintiera absurdo por la negación de sus impulsos, aun mejor, que ni siquiera la recordara. Una de sus manos recorrió lentamente la piel de su brazo, para colocarse detrás de la cintura del moreno con la imposición de cierto dominio. –No demasiado… aun- sonrió de lado sutilmente despegándose de sus labios apenas. Y volvió a besarle, permitiendo que sintiera cierto control sobre él.

Le respiraba con lentitud sorbe los labios, haciendo contacto también con la piel de su rostro, su cabello… como sirviéndole un ligero aperitivo de su tacto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vadyk

Docentes
avatar

Mensajes : 234

MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   Lun Dic 01, 2014 4:34 pm

Perdia la razon y la cordura, si recordaba vagamente la descripción de un demonio, a ese rubio le quedaba como anillo al dedo. Un ser hermoso, de lengua dulce, un ser que tentaba al pecado mas puro y primitivo.

Aquellos labios que en momentos no le respondian, la falta de la aparente reaccion le molestaba, le hacia querer llorar, deseaba marcar a aquel hombre con su esencia, marcarlo como suyo, pero al mismo tiempo sa bia que de poseer a aquel ser la magia podia escabullirse… la contradicción era demasiada y el pensamiento caotico preferia desecharlo.

La intensidad de aquellos besos aumento, exigiendo de manera muda la atención de aquel ser. No comprendia en que momento su cuerpo lloraba por las atenciones del otro, por ese delicioso delirio que el otro parecia estarle proporcionando.

- Justo asi….-

Mascullo entre dientes mordiendo salvajemente los labios, aquellas finas caricias, esos toques enloquecedores que le dejaban con ansias de mas.

-Te voy a devorar ….-

Dijo entre jadeos mas para si mismo que para los oidos del rubio, sus dedos apresaron la piel de Lucian, deslizandose con movimientos rudos sobre el pecho del rubio, mientras la lengua caliente y humeda saboreaba las finas marcas rojizas que momentos antes le hiciera en la mejilla. Su entrepierna rozo los muslos ajenos, dejandole sentir la excitación que palpitaba en su cuerpo, los ojos que se tornaran profundos y oscuros no escondian ya la excitación que estaba brotando en el.

-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El asomo del vicio.   

Volver arriba Ir abajo
 

El asomo del vicio.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ehrestolz Akademie :: Pueblo Glaube :: Plaza principal :: Restaurant-